28 DE MAYO DE 1880 LLEGADA DE LOS RESTOS DE SAN MARTIN A BUENOS AIRES

San Martín había partido hacia el exilio el 10 de Febrero de 1824, que duró hasta su muerte el 17 de Agosto de 1850; habrían de pasar casi 26 años en el exilio, salvo algunas esporádicas salidas hacia Bruselas, Buenos Aires, Inglaterra y desde ya su estadía en Francia.
Treinta años después de su muerte, y en ocasión del aniversario de la Batalla de Maipú, el presidente Nicolás Avellaneda instó a la repatriación de los restos del General Libertador.
Y así fue que a bordo de bergantín- goleta “Villarino” llegaron los restos de San Martín al puerto de Buenos Aires el 24 de Mayo de 1880, previo paso por las costas de Montevideo. La nave permaneció fondeada hasta el día 28 de Mayo en que desembarcó el ataúd con los restos del General que fueron colocados posteriormente en la Catedral Metropolitana de la capital Argentina.
El presidente Avellaneda presidió los honores que se le tributaron al ilustre Libertador. El pueblo entero se asoció a las autoridades y eses día fue decretado feriado en toda la Nación.
Fragmento del discurso pronunciado por Avellaneda: “¡Que nuestro brazo invisible trace murallas de fierro en las fronteras, para que a bandera que hicisteis flamear en las cumbres más excelsas de la tierra, no sea jamás uncida al carro de un vencedor!“.
Fragmento del discurso de Domingo Faustino Sarmiento: “A nombre de la presente generación recibimos estas cenizas del hombre ilustre, como expiación que la historia nos impone de los errores de la que nos precedió”.
HONOR Y GLORIA AL GRAN CAPITAN.

Por Jorge Félix Boschin Secretario de la Asociación Cultural Sanmartiniana de San Nicolás.

Delia Suárez. El cortejo fúnebre se estaciona frente a la Catedral. Acuarela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario